Hoy desde Venezuela

Es 18 de noviembre en mi ciudad: Maracaibo. Un día para los crédulos, se celebra el “día de la chinita” mientras, en la ciudad de Caracas (la capital de este país de dolores), está de visita el poeta Carlos Ildemar Pérez, quien puede ser poeta contemporaneo más importante de este país, pero por vivir en Maracaibo, pasa un poco desapercivido por los antologistas internacionales que sólo saben visitar las capitales.

Hoy Carlos Ildemar está en Caracas. Bueno, resulta que es Director de la Escuela de Letras de la Universidad del Zulia, y está organizando un Congreso de Escuela de Letras para el próximo año. Hay que ver, que en este país, dedicarse a las letras es un suicidio. Bajo ningún precepto se puede vivir de ello, hasta los periodistas tienen trabajos de medio tiempo, porque su sueldo no les alcanza para nada. Carlos es uno de los pocos poetas que han sabido llevar con genialidad la labor de docente universitario y la de creador. Aunque no dejemos de lamentar que el docente nos robe el tiempo que el creador pudiera estar invirtiendo en llevar su palabra, más sabia y más trascendente que los contenidos académicos.

De aquí el poeta Carlos nos habla de muchas cosas. Autor de libros fabulosos como Sermones para vivir aquí donde logra cifrar en el desifrado de la poesía todo lo significa la ciudad de Maracaibo. Quisiera invitarles a mi ciudad, a mi puerto, como algunos se atreven a llamarlo aún, para que constrasten la inmensa vocación que el poeta impuso en su palabra. La vocación de poeta y de habitante.

Quisiera enviarles ejemplares de su multiple obra. Además es autor de una extensa, e inédita en su mayoria, obra de literatura infantil (actualmente sólo tiene tres libros publicados). (Demen su dirección y le envio algunos textos).

Por otro lado, vuelvo a lo que queria decir: la lucha que la creación debe tener contra las ambi0ciones centralistas. ¿Centralismo? ¿Hay de eso en España? (Creo que ningún país puede estar excento de este mal).

En Venezuela la literatura se ha gestado en secreto, en la mudez del credor humilde que riega su alma. ¿Quizá por eso no seamos nobeles aún? Me atrevo a decir que en Venezuela se cultivado la poesía. HAY MUCHOS POETAS!! más de los que vemos en las otras historias de la literatura. Pero lo mejor de tener muchos poetas es que son muy buenos. Claro, hay estilos de siglos anteriores que no pasan ni con coca-cola, pero digamos que desde 1910 (con una cosa llamada “generación de la alborada”) se empieza gestar una poesía jugosa. Después de los años 60 (después de otra dos cosas llamadas “Sardio” y “El Techo de la Ballena”) nacerá la poesía contemporabea y las voces empezarán a hacerse grandes, poderosas, inmortales. Les invito a leer poesía venezolana. Hombres como Juan Calzadilla, Ramón Palomares, Reinaldo Pérez Só, Francisco Pérez Perdomo, William Osuna, Luis Alberto Crespo, para nombrar sólo algunas leyendas vivas. les ire trayendo algunos textos.

Hoy les dejo a Carlos Ildemar Pérez (nacido en Maracaibo 1964), e intento de blog que yo hice con su obra: http://carlosip.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: