Conferencia: “Novísima poesía en el Zulia”. Leída en la UCAB el 20/04/2015

 4737811-silueta-de-una-gran-multitud-de-personas

Novísima poesía en el Zulia

 

El estado Zulia es el más habitado del país. Maracaibo, la segunda ciudad con más habitantes. Aún, a pesar de las atrocidades económicas de la dictadura, es el estado con el mayor ingreso per capital. Es decir, el vestigio del paraíso. Sus poetas siempre lo han sabido.

 

Sin rodeos: Edgar Alexander Sánchez, Miguel Ángel Hernández, Luis Ángel Barreto, Luis Ignacio Cárdenas, Roberto Morán, Verushka Casalins y yo.

 

Puede parecer agresivo comenzar así una explicación sobre las nuevas voces de la poesía nacional en el Zulia; y pienso que es necesario plantearlo de este modo para, de una vez dejar claro que este acercamiento es estrictamente subjetivo y caprichoso. Y con ello paso a disculparme con poetas queridos por mí como Rafael Tiano, autor de dos poemarios, ambos publicados por nuestra editorial; Ylse María Rincón, quien fuera mi editora y compañera en Letras, que es autora de un poemario, en conjunto con Elianet Laguna; César Bracamonte, autor de varios poemarios, y sobre todo cantautor; Natasha Tiniacos, quien desde hace ya varios años no reside en Maracaibo y cuya poesía no guarda ni amor ni resquemor hacia la ciudad, aunque su poema, destaca sobre la actualidad poética del país; Eduardo Pepper, autor de dos poemarios; Alberto Quero, quien hasta hace poco solo se había destacado como narrador breve; Luis Barraza, de quién tengo noticias que ha publicado un poemario en Colombia, que con disgusto no he podido leer; y otros, que seguro me harán notar su ausencia y a quienes pido disculpas por no incluirlos en la primera línea de esta ponencia, quizá porque espero aún de ustedes un poemario que sume o resume sus talentos, sus conocimientos de la técnica, y sobre todo, sus aciertos: tan necesarios para sobre salir en mundo del poema. A quienes leen o escuchan estas palabras, los invito a reflexionar sobre estos nombres de jóvenes poetas zulianos, a tomarle pulso a sus futuras publicaciones y cuidar sus decires.

 

Podríamos hacer notar que durante buena parte del siglo XX el poeta más importante de Maracaibo fue Hesnor Rivera, un ilustre desconocido en la poesía nacional. Nunca publicado por la editorial Monte Ávila; campalmente ignorado por los jurados del Premio Nacional de Poesía, del que formó parte en un par de ocasiones. Quizá la sombra de su amigo Juan Sánchez Peláez, y su reticencia a migrar a Caracas, o hacer lobbys, como si lo hicieron sus compañeros de generación de otras regiones; lo condenó al prestigio y poder que había amasado solomente en Maracaibo, que ciertamente es una ciudad insular, ante la cultura nacional.

Esta triste historia se repite, durante la última mitad del siglo pasado, con todos los poetas de Maracaibo, buenos, que está de más decirlo. Ningún poeta que viviese en Maracaibo en el siglo pasado consiguió jamás el reconcomiendo pleno del país. Tanto es así que ninguno de los ganadores de Premio Nacional de Poesía, hasta la fecha, ha nacido en esta ciudad. Con esto, parece que estuviera armando el escenario para explayar una teoría conspirativa, ya que nuestro tema no es el incierto futuro de los poetas del siglo pasado; pero traigo a colación este tema, para demostrar mi preocupación por el inmerecido espacio y las florecientes oportunidad de difusión y estudio que tienen y tendrán los poetas zulianos nacidos desde 1980 hasta las postrimerías de los años noventa; quienes han conocido los medios de comunicación instantánea y han hecho uso de sus facultades para vencer las contraindicaciones del sistema de validación literario que perpetró crimines contra poetas como Hesnor Rivera, César David Rincón, Douglas Gutiérrez Ludovic, Alfredo Añez Medina; quienes murieron, escribieron y vivieron en Maracaibo; y sigue dándole la espalda a poetas como José Antonio Castro, Adelfa Geovanny, Carlos Ildemar Pérez, Solange Rincón y Víctor Fuenmayor Ruiz; quienes tienen obras tanto o más meritorias que sus contemporáneas residenciados en Caracas.

 

[ADVERTENCIA: Todo lo dicho y por decirse obedece a una racional subjetividad]

 

Sobre la novísima poesía zuliana, ésta que según mi descriterio, está expuesta en la primera línea de esta ponencia, debo decir que los nombrados, están lejos conformar una experiencia generacional coherente. Gustos musicales dispares, lecturas de revelación diferentes, hasta discordia en pocos casos, podría ponerlos en puntos cardinales opuestos y haría forzado cualquier intento de semiotizarlos alrededor de un punto común. Tampoco hay una paisajística común. Sus prioridades escriturales son diferentes. Estos poetas, apenas se conocen todos. Su mayor cercanía es geográfica y que sus edades han sido coincidentes con el auge de la tecnología. No encontraremos en las calles de Maracaibo otro Grupo Apocalipsis, tanto como estoy seguro que en Caracas no volverá jamás a haber un Grupo Guaire o un Grupo Tráfico.

Para cada uno de los poetas de la primera línea he preparado una invitación a leer, que para esta ponencia, he incluido de forma resumida, y que publicaré en su extensión natural en mi blog maracaibopoetica.wordpress.com

 IMG_20141128_181940

Edgar Alexander Sánchez (Maracaibo, 1984) trabaja como editor. Es licenciado en educación, mención castellano y literatura. Es un poeta. Dueño de cuatro títulos publicados: “Verbos de calle y piel” (2010), “Días intensos tatuados en papel” (2011), “Tu sensual cadencia” (2013) y “Un poema de 20 páginas” (2014) —este último, editado por Ediciones del Movimiento— que ya hablan de él y perfila su voz como poeta. Ese es el primer punto que deberíamos destacar de Edgar Alexander Sánchez: ya es dueño de una voz poética propia; colada entre los tonos de Miguel James y Víctor Valera Mora, con el matiz  musical del reggae en las cuerdas y voces de Cultura profética, Non paradice y Negus Nagast.

En Edgar Alexander Sánchez la vida es un rito callejero; optimista, panteísta, dotado de la elocuencia de la circunstancia, sus componentes lingüísticos se sostienen mediando entre la simplicidad de la metáfora y el sentido más profundo de la obviedad. Su poema es un producto de sensaciones e ideas consabidas: obedece a una filosofía, sino espiritual, al menos dotada de cicatrices catárticas. El otro polo de su tematología es el amor, el poema útil para el amor, el poema dedicable, en el cual deja colar su excepcional concepto de la vida para seducir.

 

De un solo salto

 

Me vuelvo lovo por ti

Y soy

Charca

Hoja

Raíz

Ave.”

(Tu sensual cadencia. En Voz Alta Editores. 2013)

 

Su poemario Tu sensual cadencia, es extraño en su método poemático anterior a ese libro: es un poemario de brevedades. En el cual describe a través de la obviedad del sexo, el encendido romance de la fe poética: defiende en el poema al poeta como amante. “Un trago de cerveza después del trabajo/ Es como un beso tuyo/ Después de una larga ausencia” o “Eres una dura/ Corres maratones en la cama/ Abres botellas con la mirada/ Pero yo te trato como una niña recién despierta/ Que ama su juguete favorito” son claros ejemplos de poemas breves sin el escrúpulo de la perfección que, desde su ideal del hacer poético, descose las pretensiones del haiku y nos entrega una perla de franqueza.

Me gustaría citar un fragmento de su libro Un poema de 20 páginas publicado por Ediciones del Movimiento y presentado durante el III Festival de Poesía de Maracaibo:

 

“A veces

soy de piedra

y la puntería no me falla

en otras ocasiones

soy de madera

y la lluvia me tumba

pero mis raíces me saben enderezar

y cuando hay sol en mi sombra te refugias”.

 

De este tipo de capsulas está poblado Un poema de 20 páginas que para mi gusto es el mejor poemario de su autoría.

miguel

Miguel Ángel Hernández (Maracaibo, 1983). Licenciado en letras de L.U.Z. Trabaja como corrector en el segundo diario de mayor circulación en la ciudad. Es un poeta experimental. Sus ideas poéticas, sobre todo las textuales y sintácticas, son reveladoras para mí. Quizá lo que piensa de la ciudad sea contradictorio ante lo que nos dice su poesía para la ciudad. ¿Pero  hay un mejor lugar para discutir lo que representa esta entelequia habitacional, llamada Maracaibo, que en el poema? Sus poemarios son: Antología del descapotable (2006), De un decir errado (2013), Oh, Lorem Ipsum (2013); este último ganador del Concurso Nacional del Festival Mundial de Poesía y editado por la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello.

Del primero de sus libros no vale la pena hablar en esta ponencia porque es a cuatro manos en coautoría con Eduardo Pepper. Pero De un decir errado publicado en libro colectivo de Sur Editores podemos disfrutar de su genial forma de metapoetizar el poema con el juego textual y la facultad irónica, que toda la poesía moderna debe resguardar:

 

VI

 

Sombra
de una sombra

de una sombra

de una sombra

de una sombra

de una sombra…

 

el poema

 

IX

 

Autoproclamación

Texto: Desde este momento me declaro poema.

 

En su poemario Oh, lorem ipsum —que es el libro con más ejemplares publicados entre todos los poetas que estamos comentando— el tema es la ciudad, o el significado con que Miguel Ángel Hernández ha llenado a la palabra Maracaibo.

 

“No es una ciudad

es un patio árido

            que se baña en un charco de aceite

            donde los dinosaurios hacen el amor”

 

Inventario brevísimo del verbo ya no

puerto, lago, puente, relámpago…

Maracaibo es una quimera

¡qué atrocidad!”

 

Se suscribe en una tradición de poetas-habitantes-disconformes, de amantes de la tierra en que nacieron a pesar de ella, malqueridos como Felipe Pirela; en esa estructura tematológica se lee “Oh, Lorem Ipsum”, que no se conforma solo tener una sintaxis provocativa, sino que coquetea con la poesía conceptual. Auguro en sus libros inéditos y futuras publicaciones un interesante giro, que confirme la solidez de su pensamiento poético.

 luis angel

Luis Ángel Barreto (Maracaibo, 1979). Se graduó en filosofía en LUZ. Fundó junto a Miguel Ángel Hernández el Grupo Perversos, que organiza actividades literarias. Trabaja en el proyecto editorial de Fe y Alegría. Solo conozco uno de sus libros: “Arquelogía de olores” (2007); sé de otro poemario que tiene años en las colas de gobierno para ser editado. Le hemos escuchado en la ciudad varias veces sus poemas inéditos, que son de factura ejemplar, como los de su primer libro.

 

Vacía

 

Esa noche llegaste vaciada

agujereada

intervenida.

Tu cuerpo era la habitación de un difunto.

Tu cuerpo estaba callado por dentro

era un réquiem en domingo.

Tu cuerpo envuelto en sábanas

con la boca abierta

la boca de tu cuerpo

la que te da nombre.

Abierto tu cuerpo

magullado

roto por la eyección violentísima

sin saber dónde estaban sus ojos

sin saber dónde sus manos.

Tu cuerpo explotado en el suelo

como las frutas que caen desde muy alto.

Tu cuerpo poco conocido en el trapecio

en el vaivén de los miedos y las palabras

sin saber dónde el arriba, dónde el abajo

sin saber dónde estaban sus partes

sin quererlo saber.

La descolocación de tu vientre

el vientre de tu cuerpo

zona de desastres

vertedero de escombros.

Vertida, desocupada

tu cuerpo fue escalera para subir

andamio para sostenerse en lo alto.

Tu cuerpo como repisa para poner trofeos

tu cuerpo nocturno sin ramas.

Y yo sé que por noches como esa

el sueño no te viene a rescatar

como lo hacía antes.”

 

En Luis Ángel Barreto la poesía fluye, discursiva, en la lógica hiperrealista de poetas que me gustan mucho como Roberto Bolaño o Ricardo Yáñez, que desconozco si los ha estudiado; pero me entusiasma la presencia de un poeta desenvuelto en nuestro futuro literario. En sus poemas se pone en evidencia lo dicho anteriormente, aunque pertenece a un grupo literario en la ciudad, no existe entre ellos una relación estética.

 luis ignacio

Luis Ignacio Cárdenas (Rubio, 1985). Vive en Maracaibo hace siete años. Diseñador gráfico. Educador. Poeta. Es autor de tres poemarios. Dos de ellos del año 2012: Noche de rutina —que incluye un epílogo de mi autoría y se consigue en PDF— y Varios arrebatos y un grito existencial. En 2014, Ediciones del Movimiento publicó Un amor color galaxia debajo de un amanecer agridulce. Su poesía, de poderosa música, expresa la búsqueda de un cambio, el migrar hacia una alegría prometida. Aunque parezca difícil en estos días venezolanos, Luis Ignacio Cárdenas, maneja una poética de la esperanza.

 

“Yo soy el fragmento que te falta.

Tú eres ese rocío transformador de follaje y yo soy eso cuando te burlas. Tú eres un color eléctrico

Yo soy ese crear líneas y puntos de tu caminar.

Somos

Mi voz es ese olor que dejas en la sábana cuando duermes en ropa interior y yo soy esa encrucijada de tus rieles.

Tú eres esa lengua creativa

Y tú esa posdata que nació de esa milenaria carta de amor.

Eres esa quietud tan esperada y yo soy esa centella naranja que una vez viste en la mañana.

Eres ese puñal entre dientes y yo soy ese suspiro que llega a tus pulmones con claridad.

Tú eres ese accionar en mis sentidos y yo soy ese acertijo que buscabas a escondida.

Yo soy ese movimiento que pronuncias cuando hablas sola y tu eres ese ruido que puebla mi cuarto.”

(Un amor color galaxia debajo un amanecer agridulce. Ediciones del Movimiento. 2014)

 

Su mejor poemario, según creo, es Un amor color galaxia debajo de un amanecer agridulce, donde tuvo a su favor el uso de una sintaxis coherente para todo el libro y el ritmo despuntante de su voz, que lo apoyaron para dar su versión del tema amoroso de manera fresca, grácil y elocuente. Hemos apostado para que estos poemas sean parte de la futura tradición de poesía amorosa en el país. Luis Ignacio Cárdenas, dará que hablar con su poesía inédita, que conozco de alguna manera gracias a nuestra amistad. Es la voz más clara de esta generación dispar, ya que sus poemas alumbran y alegran.

 roberto

Roberto Morán (Maracaibo, 1990). Fotógrafo. Poeta. Payaso de circo. Pintor. Trabaja como artista de semáforo. Su poesía no es nada parecida a la poesía que escriben en las escuelas de letras de este país. Se parece más a la poesía que escribían Allen Ginsberg y Jack Kerouac en los campos de Columbia, más parecida a la poesía desgarrada de los poetas de la Mandragora, más parecida a la antipoesía de Nicanor Parra; una poética preñada de inmadurez, desinhibición, rabia, confusión, rencor, amor adolescente, gritos. Es autor de tres libros: “No lo quise escribir” (2012) —con epílogo de mi autoría—, “América” (2014) en coautoría con Estefanía Giorio y “Memorias de un ser alado” (2015); los dos últimos publicados por Ediciones del Movimiento.

 

“Ícaro

 

No he nacido para la existencia

mi corazón arde como una supernova

poluto y nefasto

el demonio ya no habita en mi

solo estos ojos capaces de ver el sol sin quemarse las retinas

mi alma vuela en busca de otro cuerpo que habitar

tratando de quebrar las cadenas que mis manos han construido.”

(Memorias de un ser alado. Ediciones del Movimiento. 2015)

 

Su poesía, rebelde y de imágenes surrealistas, busca siempre atacar el deber ser de la sociedad donde él, como poeta y artista total, se siente diferente, afectado por los terceros. Su distopía temática es cambiar el sentido de la corriente social, para dejar de ir contracorriente como artista y librepensador. En más de una ocasión, en público, ha dicho que no se asume como poeta, sino como escribidor, y eso lo libera de cierta forma de la responsabilidad de tener un método. Su papel en la vida es hacer la puesta en escena de un ser endemoniado y creador: el Gran Masturbador; seudónimo con el que firma sus libros y pinturas.

 

“Mujer estática

 

¿América que ha pasado con tus alas?

Se han quemado con el fuego de nuestras miradas

Tus labios están resecos de todas las muertes que han probado

América has visto morir a todos tus ángeles guardianes

Y esto es un canto de última hora

Tal vez creíste en mis manos y en mi voz

Pero solo soy un niño con un sueño dorado

Un sueño que va más allá de tus tierras y tu cuerpo

No soy yo quien pueda salvarte de tu castigo

De esa condena de ser la mujer olvidada por todos tus hijos

Fuiste mi sueño más profundo pero siempre busco nadar más allá del agua clara

América estás invadida de un miedo que no sé liberar

Muero al verte estática sin intenciones de caminar más allá de las fronteras

Eres una mujer que olvidó el sentimiento de la infancia

América perdóname pero la partida puede estar más cerca del cielo

Que de la tierra

Y esto es lo que nos mantiene vivos.”

(América. Ediciones del Movimiento. 2014.)

 

Sus poemarios parecen ser preparados para la escenificación teatral, para que quien los lea asuma el papel impulsivo, agresivo o confabulatorio que el poeta impone. Su estética del desagravio lo convierte en una voz interesante en el panorama nacional de la poesía joven, junto a Jesús Montoya, del Táchira, y el resto de los compañeros de Los hijos del lápiz.

 verushka

Verushka Casalins (Maracaibo, 1984). La única mujer incluida en esta selección. Estudió letras conmigo en L.U.Z. Es chef. Es poeta. En 2014 Ediciones del Movimiento publicó su primer poemario: Intentos fallidos. Un breve libro que contiene agilidad verbal, humor, ironía y suspicacia, todo lo que cabría esperar de una mujer sensual. Su primer libro, único hasta el momento, es otra apuesta que se enfrenta a la tematología poética de las voces femeninas y nos sorprende con la madurez versal y lúdica de sus poemas.

 

Oh Handel,

hoy alzaré mi copa a medio camino

y brindaré por el alto recibo de la luz,

el lago sigue bajo su puente,

Dalí sigue deformado entre las arenas del tiempo

Y Kandinsky perdido entre la oscuridad y un punto blanco.

Puedo ver que todo está en orden… incluso la casa.

Es hora de una dosis de buen cine.

 

P.D.: Regreso antes de 7, hay pasta en el micro,

¡salí a buscar mi cabeza!”

 

Todo primer libro es una posibilidad de triunfo o una apuesta impagable. Aún no sabemos cuál de los tonos que tiene en su Intentos Fallidos, será el de su voz definitiva; pero ya observamos inteligencia y sagacidad en el poema; sabemos que sus libros inéditos trabajan con mayor profundad aspectos de la vida femenina, que podrán describir en los lectores la alegría de vivir; la misma que se describe en su primer libro.

 

“Me gusta pensar que en las mañanas de lluvia

el cielo puede caerse,

que puedo tropezar con retazos celestes en las avenidas,

que habrán pedazos de arco iris atascados en los árboles,

que la gente sacudirá estrellas de su ropa

y que al llegar a casa encontraré a mi hijo

jugando con una nube;

así, todos andaremos en barco y con sombrero.”

 

Ternura, algarabía, descontento, lucidez son solo algunas de las sensaciones que nos deja la poesía de Verushka Casalins en el rostro, para hacernos cómplices de sus intentos. Enseñándonos a vivir, si es posible.

 luis perozo

Luis Perozo Cervantes (Maracaibo, 1989). No es correcto hablar de mí poesía en un escenario como este, por consiguiente solo pasaré a registrar mis señas bibliográficas para su conocimiento. He publicado “La fOrma” (2014, Caracas) con la Editorial Giraluna; “Political manifestation” (2014, Maracaibo) con Ediciones del Movimiento, “Amoritud” (2013, Caracas) con SurEditores,Poemáticas” (2013, Caracas) con Negro sobre Blanco Editores,  Semántica de un tornillo enamorado” (2012, Barcelona) con la editorial española Suburbio Editores,  “A Puro Despecho” (2012, Coro) con la editorial alternativa Ediciones Madriguera,  Poemas para el nuevo orden mundial” (Maracaibo, 2011) a través de la Fundación Editorial El Perro y la Rana; y en formato digital el poemario “Noche Electoral” (Sevilla, 2010) con el Grupo Palimpsesto2punto0. Ediciones Madriguera (Coro, Venezuela) me dedicó la plaquet Hoja Poética #44 con algunos fragmentos del poema: Si te pregunta por la muerte (2011, Coro). La Editorial chilena Los Poetas del 5 publicó una plaquet dedicada a él, con el poema fOrma (2014, Santiago de Chile). Con Ediciones del Movimiento presenté en el marco del III Festival de Poesía de Maracaibo, la suma poética “Contraste 2009-2014” que recoge seis de mis poemarios.

 

En síntesis, y con algunas excepciones, que se harán notar con el pasar de los años, este es panorama de la novísima poesía en el Zulia, que tiene el espacio territorial, el desarrollo humano y la cantidad de habitantes para ser una república independiente a Venezuela; así que quizá en unos cincuenta años, estaremos hablando de poetas nacionales del Zulia. Dignos de estudiarse en las universidades del mundo. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: