MaGa

En este desalmo que me provocas
este, ayuno, al fin, de tus ojos

¿cómo quieres que no te busque bajo cada grano de cielo?

es que tú tienes la medida de mi pecho
ese corazón jamás había estado con tanta sangre
este mismo corazón que no late
porque ya no tiene propiedad de corazón

este corazón que es tu forro
tu piel, tu espinazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: