Cristo

Llevame
-gritaba el Cristo a su miseria-
¿qué te debo?
-decía en una mudez dada a los dioses-
¿tú sientes este clavo que me azota el sexo?
¿la página amarilla del sonido?
¿la trama de tu acierto que no me atrevo a falsear?
¿que crees tú de este miedo que me arde en la herida del pecho?
en la puñalada indecente de tu brazo
dado en brazo al quebranto de mi cuerpo
-decía, el Cristo, decía-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: